Skip to content

ESKERRIK ASKO!! ¡¡GRACIAS!!

El pasado 13 de Diciembre cerramos la segunda edición de la propuesta formativa. Lo hicimos en un encuentro dónde nos reunimos más de 60 personas de diferentes organizaciones sociales profundizando en 5 talleres diferentes y con una guinda de lujo, la obra de teatro "Educador 2099" de la Factoria "Los Sanchez".
En breve compartiremos parte de los resultados de este encuentro. Decimos parte porque lo que ocurre en un encuentro presencial es difícil de compartir. Eskerrik asko a todas las personas que hacéis posible este proyecto.

Sobre tecnologías, educación y narratividad: KLASK

11 Otsaila, 2013

¿Qué puede pasar si juntas a 250 adolescentes, de entre 12 y 26 años, procedentes de 9 centros educativos distintos y les propones hacer una maratón de contenidos a través del uso de herramientas digitales para contar historias? Pues que probablemente te salga KLASK kronikalari artistikoa, una suerte de experiencia colectiva basada en el storytelling , el “do it yourself” y cuyo diseño está centrado en el usuario.

Cuando en abril de 2012 la Fundación Troconiz, la Asociación de Antiguos Alumnos de Ikastola Asti Leku y el Ayuntamiento de Portugalete nos proponen “darle una vuelta” a la Eurogynkana que venían desarrollando con distintitos centros educativos de Portugalete desde hacía 12 años, nuestro primer objetivo fue diseñar un proyecto cuyos objetivos fuesen la capacitación en la utilización de distintas tecnologías para la construcción colectiva,  la concienciación sobre la importancia de establecer relación entre espacio físico y espacio online, fomentar la importancia del trabajo en equipo y la autogestión… Y sobre todo potenciar la creatividad a través de un ejercicio lúdico.

El proyecto propone una dinámica colectiva de creación de contenidos; fotos, vídeos y texto, utilizando como tablero de juego, inspiración y referencia la villa de Portugalete,  a través del uso de herramientas tecnológicas, móviles, tablets y ordenadores, para crear distintas historias a través del uso de la plataforma online storify (www.storify.com).

Para conseguir ésto diseñamos una metodología trifásica basada sobre todo en el contacto directo con las personas participantes, los 250 adolescentes. La primera toma de contacto se traducía en una especie de clase express acerca de diferentes conceptos vinculados a los nuevos usos sociales de las nuevas tecnologías y su importancia social: web 2.0, nativos digitales, empoderamiento, procomún, P2P, creative commons, periodismo ciudadano, prouser, mash up… Este primer encuentro, realizado centro por centro, aula por aula,  tenía también como objetivo la conformación de los grupos que trabajarían juntos en las siguientes etapas del proyecto.

La segunda fase fue una maratón de contenidos donde, ahora sí, reuníamos a todos los participantes en un mismo punto de encuentro; el Mercado de Abastos de Portugalete. La idea era diseñar un juego a través de una serie de kits con pistas como escusa para generar distintos contenidos digitales; fotos y vídeos, utilizando sus propios teléfonos móviles y cámaras de fotos. Durante una mañana las calles de la villa se llenaron de chavalería corriendo de aquí parta allá intentando interactuar con la ciudadanía y documentar el espacio de intervención.

El material generado este día sumado a su creatividad fueron la base para la realización de la tercera fase del proyecto; diseño de relatos digitales. Otra vez centro a centro, aula a aula, nos fuimos encontrando con todos los grupos participantes y les explicamos la utilización de la plataforma storify para la realización de sus 53 relatos finales. www.klask.org

Como cierre del proceso el grupo de hip hop Nasty Bilbao realizó una canción remezcla de los 9 relatos (uno por centro) destacados del proyecto y que es a su vez la banda sonora del vídeo-resumen del proyecto.

La experiencia ha sido muy positiva tanto para alumnado, como profesorado y el objetivo principal, que ellos y ellas fuesen los responsables y autores absolutos de sus relatos, está cumplido. Ahora toca jornada de reflexión y análisis de las jugadas para detectar los aciertos y desaciertos y utilizar todo este conocimiento adquirido para aplicarlo en el rediseño de Klask 2013.

KLASK kronikalari artistikoa, es un proyecto ideado, diseñado y producido por Itxaso Díaz, Ixiar García y Naiara Pérez de Villareal

http://hackforgood.net/bilbao/

6 Otsaila, 2013

La tecnología puede ayudar a satisfacer muchas necesidades sociales y “HackForGood” es un hackathon centrado en la innovación social, donde se desarrollarán nuevas ideas, servicios o aplicaciones que ayuden a resolver problemas sociales, satisfaciendo necesidades existentes, creando nuevas comunidades, desarrollando colaboraciones entre instituciones publicas, privadas y tercer sector, etc. Todo lo que contribuya a crear un mundo mejor.

Dentro de los desarrollos del hackathon se consideran de especial relevancia los que se centren en:

  • Jovenes y desempleo
  • Discapacidad
  • Envejecimiento activo
  • Nuevas formas de participacion en la innovacion social

aunque esta abierto a cualquier tema relacionado con la innovacion social.

Las aplicaciones se podrán desarrollar individualmente o por equipos, valorándose especialmente la formación de equipos multi-disciplinares que incluyan todos los perfiles necesarios para el desarrollo de servicios y aplicaciones, tales como, técnicos, diseñadores, sociologos, psicólogos, etc

En la evaluación de los resultados se consideraran factores como impacto, importancia del problema solucionado, creatividad, innovación, facilidad y bajo coste de despliegue, adaptación a multi-dispositivo y al ecosistema de dispositivos móviles, uso de software libre, uso de estándares abiertos…

Pablo Garaizar nos presenta en este video la propuesta en Bilbao para este 1 y 2 de Marzo.

Las redes sociales son un juego de niños por Lorena Fernández

17 Urtarrila, 2013

Las nuevas estrategias de comunicación digital pasan hoy por las redes sociales (mañana, Dios dirá). Sin embargo, existe esa falsa concepción de que estar en redes sociales es fácil e imprescindible para todas las organizaciones (por no hablar de las personas que aún piensan que es un juego de niños ;-)).

Si bien es cierto que crear un perfil en Facebook, Twitter u otro bar de moda no lleva más de tres pasos y diez minutos (si no nos leemos las farragosas condiciones de uso que son nuestras reglas de juego en estos lares digitales…), esa no es la cuestión. Porque antes de saltar a estos espacios nos tenemos que hacer una pregunta incómoda: ¿para qué? Y digo que es incómoda porque es la parte más difícil cuando estamos diseñando un plan de comunicación digital para una organización. Definir los objetivos que queremos conseguir no aparecen en los manidos listados de diez puntos que se comparten por la Red, ni se aprenden en cursos, ni vienen en tutoriales. ¿Qué es lo que se va a buscar? ¿Quizás crear comunidad, o conseguir financiación, o comunicar las actividades que hacemos, o dar a conocer la marca, o tal vez buscar colaboradores, … ?

Imagen

Y es que cada organización es un mundo diferente que tiene unas necesidades diferentes, cuenta con unos recursos diferentes y respira de manera diferente. Lo que sirve a unas, no vale para otras. Es importante revisar las buenas prácticas de los proyectos similares a nosotros, sí. Sin embargo, no siempre son fácilmente exportables. Y aún menos existen varitas mágicas.

De hecho, la curva de aprendizaje de las redes sociales es pequeña (casi todos las usamos ya en nuestro “ocio” digital, así que no es como usar un farragoso programa de gestión). Sin embargo, lo realmente difícil es conocer la netiqueta de esos espacios. Aprender cómo las personas se relacionan dentro, cómo se expresan y lo que está bien o mal visto.

Después de hacer ese análisis de objetivos, el resto viene dado. Si tenemos claro lo que queremos conseguir con esos objetivos, definir el público que intervendrá o al que nos vamos a dirigir, será el siguiente paso. Y esto nos determinará los sitios que frecuentan. En ese momento es cuando tomamos la decisión de si estar en Twitter, Facebook, Tuenti, LinkedIN, YouTube, Instagram, …

Después de esto, pasito a paso, nos ponemos a trabajar pensando siempre que esto no es un sprint sino una carrera de fondo donde lo importante no es hacernos con una colección inmensa de seguidores o fans (la “numeritis” sin contexto en redes sociales es un mal muy extendido), sino labrarnos una reputación digital acorde con la organización, coherente y consecuente (tampoco pretendamos ser en lo digital lo que no somos en lo analógico).

Por tanto, con la hoja de ruta aquí pintada, el orden es el inverso a como se lo plantean muchas organizaciones hoy en día: primero saltamos a las redes sociales y luego ya buscaremos un por qué o un para qué. De esa propuesta surgen luego muchos dolores de cabeza (aunque sean digitales ;-)).

Lorena Fernández @loretahur

Imagen de Alberto Araque (CC by-nc-sa)

Tiempo de cambio por Alfredo Bezos

10 Abendua, 2012

Me formé en una época en que todo se hacía de forma artesanal. La creatividad pasaba por el lápiz, el collage y las fotocopias. Me tuve que reciclar y adaptar a las nuevas formas de trabajo con las TIC´s y este nuevo camino me abrió la oportunidad de ser emprendedor. Hace 14 años emprender era una aventura a la que te lanzabas al vacío con lo puesto y las claves básicas de siempre sobre gestión y marketing. La oficina empezaba a ser más móvil con los primeros zapatos que llevábamos por móviles e internet empezaba a ser esa puerta de oportunidades a medio camino entre el desastre de las primeras webs 1.0 y la novedad visual de flash y su eterna espera a que la web se cargase. Y es que aquello iba en general muyyy lento en comparación con los tiempos actuales. De hacer red… ni hablamos. Salvo la que uno hacía de forma analógica o en listas de correo electrónico que empezaban a facilitar el activismo de toda la vida. Se empezaba a escuchar eso de “gestión del conocimiento”, Infonomía empezaba a dar sus primeros pasos, pero expresiones como colaboración o innovación abierta, intercambio de ideas, cocreación, o hacer red era algo de cuatro locos.

Cartel del Saul Bass para la película "El factor humano" de Otto Preminger

Cartel del Saul Bass para la película “El factor humano” de Otto Preminger

Me apetecía recordar esa época en que se empezaba a salir de una crisis, justo en un momento en el que nos han vuelto a meter en otra peor y yo me muevo en un entorno de trabajo totalmente diferente. Ahora sí que la evolución de las TIC´s nos están permitiendo ahondar en nuevas formas de trabajar, colaborar en red y de poner en común y gestionar de manera efectiva todo el conocimiento, la información y las experiencias que vamos acumulando. Y no solo miramos a la pantalla de nuestros portátiles, tabletas y smartphones sino que nos gusta levantar la cabeza, salir a la calle, y descubrir que no estamos solas y que hay mucha gente que piensa parecido. Que hay personas dispuestas a compartir para crecer juntas en lo profesional y aportar valor a sus proyectos u organizaciones.

Precisamente el proyecto “Elkartekintza Sarean” ha sido un buen catalizador de todo este nuevo paradigma que apuesta por abrir el conocimiento y formar a las y los profesionales de asociaciones de Tercer Sector en el uso de herramientas TIC, facilitando así nuevas vías y nuevas formas de comunicar y colaborar en red.

Irakurtzen jarraitu…

Autogestión multimedia: Autodeterminación y tecnología

4 Abendua, 2012

multimedia advocacyLa primera vez que escuche la expresión Multimedia Advocacy he de reconocer que incluso después de buscar varias traducciones del termino,  de leer algún  artículo, indagar en  la revista del programa y revisar la pagina web del Rix Center, no llegaba a comprender el significado de la expresión,  ni el alcance de esta forma de trabajar.

No alcanzaba a visualizar cual era  el valor que nos podría aportar a la hora de enriquecer la provisión de apoyos de la persona con discapacidad,  en su planificación de futuro a lo largo de su trayectoria vital.

Fue entonces cuando conocí a Andy Minnion, Director del Rix Center,   en una  de esas ocasiones no muy frecuentes  en que tienes  la suerte de empezar a trabajar con personas   capaces de transmitir la  pasión y  el convencimiento  en su trabajo,  que hacen valer las virtudes de las herramientas que  usan, y encima disfrutan compartiendo.

Fue entonces cuando empecé a  descubrir algo nuevo y fresco,  a ampliar el enfoque.

Wikis que permiten ver ejemplos reales de experiencias,  en las que mediante el uso de la multimedia,  personas con discapacidad se empoderan de sus propias vidas, ellos mismos se sitúan  en el centro, y  nos muestran que es lo que les parece importante.  Así de sencillo, sin dobleces.

El Rix Center es una organización sin animo de lucro,  consolidado como centro de investigación perteneciente a la Universidad del Este de Londres (UEL), cuya misión es la de explorar como las nuevas tecnologías pueden mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual,  fomentando así su participación social. Por tanto una parte fundamental de su trabajo es la de mejorar la accesibilidad de estas nuevas tecnologías.

Toda su actividad investigadora se realiza mediante el paraguas del living lab, y de acuerdo con el contexto de su comunidad,  trabajan con un colectivo étnicamente muy diverso y con unas necesidades de apoyo muy heterogéneas. La plena participación de las personas con discapacidad es la clave, el valor esta en lograr involucrarlas  con el establecimiento de relaciones de aprendizaje mutuo con ellas.

La propuesta de  esta colaboración se enmarca en la apuesta de Fevas,  Federación de Asociaciones Vascas en Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual, en la utilización de la metodología Living Lab para investigar, desarrollar e innovar en servicios y productos a través de proyectos liderados por  organizaciones que la conforman.

En este contexto Gorabide, Asociación Bizkaina en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual y del Desarrollo, como líder del proyecto Comunicación Eficaz, despliega  la alianza con el Rix, poniendo en valor la sinergia que provoca  el trabajo en red entre agentes  europeos.  Desde el pleno convencimiento de que  la persona con discapacidad debe ser el  centro de nuestra  actividad, estamos utilizando  la Planificación Centrada en la Persona  como punto de partida para favorecer su  autonomía  personal a través de apoyos que le permitan una mayor interacción con su entorno y por ende, una mayor satisfacción con su propia vida.

El Rix ha desarrollado un software de fácil manejo que es fundamental para este proyecto. Con su utilización, se pueden crear páginas multimedia simples y fáciles de entender. Estas páginas se llaman wikis. Es un repositorio online en el que los usuarios  pueden incluir material sobre sus vidas y experiencias. De fácil manejo, permite a la persona añadir información cuando lo desee, a través de la creación de páginas multimedia para presentar fotos, vídeos y texto, y al ser online puede ser compartido con quien quiera el creador de la wiki.

Mediante su uso las personas muestran y comparten quienes son y cuales son sus inquietudes de una manera  accesible y directa. Las personas con discapacidad pueden ejercer la autogestión a través de las nuevas tecnologías de la comunicación, a través de la Multimedia Advocacy   pueden expresar sus preferencias y opiniones utilizando texto, fotos, vídeos y sonidos. Dada la dificultad que tienen algunas personas en comunicarse y expresarse, se les brinda apoyo para que desarrollen su propia wiki multimedia, centrada en ellas mismas.

Resulta especialmente relevante como abordaje en la elaboración de planes personales (biografía, perfil personal, sueños y metas de futuro), centrado en la persona, inclusivo y participativo.

Las personas de apoyo y las propias personas con discapacidad trabajan juntas, aprendiendo unas de otras y desarrollando el contenido. Utilizando éste, las personas además de expresarse, intervienen de forma más directa en dirigir el apoyo que se les presta. Además, adquieren competencias en el uso de ordenadores y en la interacción social. En el caso de las personas con necesidades de apoyo significativas, sus personas mas cercanas, sus familiares o sus referentes pueden también utilizar la herramienta respetando las opciones de la persona, con resultados mas que satisfactorios.

Y para nosotros, los profesionales del  apoyo, constituye una manera muy inclusiva de trabajar, utilizando  herramientas todavía no muy  habituales en la atención directa (ordenador, cámara de video, grabadoras,….), pero que son muy  accesibles para la persona con discapacidad.

La tecnología puede jugar un papel importante en la vida de las personas con discapacidad, les puede permitir el  compartir su historia y hacernos comprender mejor sus habilidades y potencial.

Ismael Garzón Sánchez.  Gorabide

¿Frikis o emprendedores?

26 Azaroa, 2012

Estamos viviendo una época maravillosa en lo referente a lo tecnológico. Nunca habíamos estado tan y tan bien conectados. Recuerdo cuando me despedía de mis amigos de verano y no sabía nada de ellos hasta el año siguiente, algunos no volvían a venir, otros venían totalmente cambiados…. Hoy mantengo relación con ellos casi diaria, sé lo que les preocupa, sus iniciativas, sus momentos buenos y malos….

Estas mismas oportunidades aplicadas a lo profesional nos dan unas posibilidades extraordinarias que nunca pensamos que pudieran llegarse a dar. Recuerdo cuando una técnico municipal me dijo que ¿para qué queríamos los Educadores de Calle cuenta de correo? Por no hablar de internet que nos íbamos a pasar el día viendo el Marca, preparando viajes o chateando….

Diez años después me enzarzo dialécticamente en una conversación con los Educadores de Calle en el Congreso de Educación Social en Valencia en el que de una manera acérrima se negaban a implementar las TICs en el día a día con sus chavales. Me parecía un craso error ya que todo lo que sea sumar y adaptarnos a los nuevos comportamientos es positivo.

Pero la invitación de Asier es para hablar del Whatsapp como punta del icerberg de lo que nos viene. Tenemos ahora mismo una aplicación que está definiendo lo que va ser una bomba tecnológica a nivel de comunicación con sus detractores y sus apasionados como yo. Para estos casos tengo una regla muy básica y que me hace no perder el norte: ¿Me ayuda o me perjudica?. ¿Me genera buenas sinergias o por el contrario me hace ser una víctima de la tecnología?. Lorena Fernández lo dejaba bien claro el otro día cuando apuntaba que “la revolución no sucede cuando la sociedad adopta nuevas herramientas, sino cuando adopta nuevos comportamientos”. Es aquí donde veo la clave de la cuestión querido Watson.

El asunto es que el Whatsapp, o el Viber, o el Spotbross o lo que quiera Dios que venga me permite trabajar en tiempo real (o casi) con mi entorno laboral. ¿No hay que apostar por la multidisciplinariedad? pues pongámosela fácil. Si la Trabajadora Social, el tutor, la madre, mi jefa, el educador, el psicólogo somos capaces de estar comunicados y poder fluir la información de una manera más eficiente estamos haciendo que nuestro trabajo sea más fácil. En este sentido y centrándonos en el Whatsapp, como herramienta de trabajo, hemos descubierto un par de funciones muy a tener en cuenta con el mismo denominador común : crear red. Bien generando vías de inter-comunicación entre educadores y entre ellos y los jóvenes y tanto de tú a tú como creando un grupo.

A modo de ejemplo, la opción de grupo la hemos puesto a prueba recientemente en nuestra organización (IRSE Álava), donde varias personas (de diferentes programas) hemos estado en contacto “permanente” durante varios días a propósito de una jornada de formación en Donosti. Sólo ha habido que hacer un “click” en “nuevo grupo” e invitar a los participantes y, a partir de ello, abrir una nueva vía de participación y de compartición (de ideas, opiniones, archivos,…) en tiempo real que nos sitúa a todos en un plano horizontal, nos ayuda a tomar decisiones y refuerza nuestro sentimiento de pertenencia.

No obstante debemos señalar que hay un par de requisitos necesarios para procurar la intercomunicación: la voluntariedad y el interés. Y, si bien, la  motivación por la tarea y por el flujo de información son importantes factores de empuje para el uso de la herramienta, de nada servirán ante quién vea en ello un nuevo “sistema de control”.

No será la mejor herramienta para casi nada (si se trata de transmitir una información, mejor hacer una llamada de voz; si es un pack de documentos, mejor un mail,…) pero si la llevas contigo, la vida cotidiana se hace más fácil por su versatilidad y adaptabilidad,…, que precisamente es ahí donde residen las virtudes escondidas del “What’s up (qué pasa)”: su función de navaja suiza. Y no nos olvidemos el puntito transgresor que tiene! (a veces se cuela un chiste, una convocatoria, una tontería, una nueva grafía, etc.).

Pero como todas las cosas tiene que tener un control. Aquí es donde tenemos que empezar a escribir la Historia. Donde somos parte activa de que las tecnologías sean una ventaja y no una gran bola de nieve que nos cae encima. Así pues hay que elaborar un “código deontológico” de uso de estas herramientas, o mejor dicho de los comportamientos que tenemos cuando usamos las herramientas. Ahora mismo echamos mano de nuestras intuiciones, pero merecería la pena parar un poco y definirlas. Pondría la tilde en su uso compulsivo e incontrolado: no nos debe generar ansiedad hacer (o no) amigos, responder, participar…o que no nos inviten a un grupo (o nos echen!), ni debemos vernos obligados constantemente a ser ingeniosos o contar minuto a minuto nuestra vida. Respetemos tiempos y espacios, no dejemos a nadie fuera de un grupo de trabajo porque no tiene un smartphone, analizemos su seguridad, protección de datos… pueden ser algunas de las líneas a tener en cuenta.

Está claro camino se hace andando y con mucho Fallondizaje (aprendizaje a través de los fallos)

…..sweet dreams.

Iñigo Martínez de Mandojana Valle/Lorenzo Martínez Paz

IRSE álava

@inigomandojana-

Difundiendo las libertades tecnológicas y de contenidos en el tercer sector

16 Azaroa, 2012

Gracias a la 2ª edición de Elkartekintza, he tenido la oportunidad de seguir difundiendo la importancia de comprender e interiorizar en qué consisten algunas libertades digitales, concretamente las que hacen referencia a los programas informáticos que utilizamos en el día a día, así como las relativas a los contenidos digitales -o en papel- que generamos.

Quizás estas cuestiones de libertad no sean de fácil entrada y posterior digestión en contextos más puramente economicistas, como puede ser el mundo de la empresa, pero desde luego que tienen su importancia en el ámbito de lo social y el tercer sector, desde el momento en que éste quiere ser un sujeto activo que, en la medida de lo posible, pretende echar a andar otro mundo posible aunque sea más despacio que lo que nos gustaría. No obstante, lejos de ofrecer una visión puramente idílica y más propia de hippies, en el tiempo actual de una crisis fuerte que origina desempleo y recortes duros en lo social, también es importante mirar de qué manera se están gastando los dineros nuestras administraciones públicas. ¿Por qué no pasar del gasto en licencias que muchas veces implican flujos financieros hacia el extranjero, a la inversión en puestos de trabajo locales? ¿y por qué no concienciar y capacitar a la población en unas tecnologías libres y universales?

Así, hemos podido ver que para las tareas típicas del día a día como es navegar por la red, gestionar nuestros archivos, trabajar la ofimática, oír música o ver películas, diseñar carteles, etc. tenemos multitud de herramientas libres que, seguramente, aún no las estamos utilizando porque somos animales de costumbres. Esta situación es más comprensible aún, teniendo en cuenta que en el día a día poco se oye hablar en los medios de comunicación acerca de términos como software libre, o que en general las licencias es algo a lo que no se le da mayor trascendencia (empezando porque casi nadie se lee su letra pequeña). Pero si bien es cierto que en algunas ocasiones los cambios suelen venir porque no nos queda más remedio que hacerlos, en otras ocasiones también surgen acompañados de una motivación a la que se le da importancia. Es por esta segunda vía en la que hemos trabajado en las sesiones presencial y online.

En relación a la parte de contenidos digitales, resulta notorio seguir comprobando la sorpresa de quienes descubren que si no se dice nada sobre un material, la licencia del mismo es copyright con lo que no es tan posible su compartición. Esto cobra mayor importancia considerando que las entidades del tercer sector, si algo buscan, es compartir y multiplicar sus principios y acciones que se traducen muchas veces en materiales, carteles, fotografías, folletos, trípticos, documentos, juegos, etc. Para que esa multiplicación no acabe donde cada organización es capaz de llegar, sino que lo haga más allá e incluso tenga otras formas creativas derivadas de las originales, a veces incluso más ricas que éstas, son precisamente licencias como las Creative Commons las que facilitan todo eso.

Es gracias a acciones de reflexión y formación como la de Elkartekintza, donde podemos aprender la trascendencia de estas cuestiones las cuales no están tan “a pie de calle”, pero que quienes entran a conocerlas se sorprenden por sus consecuencias. ¿Nos veremos en Elkartekintza 3.0? Ojalá.

Dani Gutierrez Porset

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

473 harpidedun