Skip to content

El futuro está siendo. Por Antonio Moreno CRAC

14 Ekaina, 2012

El otro día mi amigo Hilario Sáez, en una conversación de café me hacía comentarios sobre su visión, después de colaborar intensamente en el 15M, de las claves que definen la dinámica que había vivido: buen rollo y enorme capacidad de colaboración. Una de las lecciones que podemos extraer de lo que está ocurriendo después de este estallido social, es sin lugar a dudas, las dinámicas colaborativas que se han generado en relación con la organización de respuestas colectivas a la situación de crisis económica. La lógica de hazlo tú mismo, junto con un entrenamiento potente en la utilización de las redes sociales, provoca que estemos asistiendo a la eclosión del activismo 2.0 como parte de la constelación de iniciativas que hoy se están sucediendo.

Pero esta situación me hace reflexionar sobre la mirada que tenemos sobre los fenómenos contemporáneos, aquellas personas que venimos desarrollando nuestra tarea en lo social entendida de forma amplia y en relación con el Tercer Sector, el asociacionismo en sentido específico. Somos producto de nuestra experiencia, formación y lógicas.

Si existe una constante a lo largo de los años, es que hemos trabajado fundamentalmente desde las necesidades sociales, desde las carencias, de distintas formas y enfoques, pero hemos intentando que las personas sean capaces de definir claramente cuáles son los aspectos de sus vidas que quieren cambiar, sobre los que deben y debemos intervenir. Hemos crecido haciendo diagnósticos, participativos o no, nos hemos entrenado en los análisis de la realidad, en sus interpretaciones desde la óptica de las necesidades.

Sin embargo, cuando hemos dado pasos hacia el sueño de una situación ideal, nos hemos encontrado con pocas herramientas que nos aporten pistas sobre su consecución, hemos inoculado el virus de la “visión de túnel”, como si el hecho de que la población o sector con el que trabajamos no haya alcanzado ciertos niveles de los objetivos planteados,  éstos se hayan convertido en algo inalcanzable.

Miremos a nuestro alrededor. Muchas personas hace tiempo que venimos impulsando iniciativas de apropiación de las TICs en los colectivos sociales, hemos puesto en marcha proyectos de alfabetización digital, formación para entidades, espacios presenciales y virtuales para familiarizar las herramientas TICs en los colectivos, todo ello desde las necesidades pero con la vista puesta en todo el potencial colaborativo que se puede desarrollar desde la acción social y solidaria. Todavía queda mucho por hacer en muchos sectores, pero de forma paralela asistimos a la generación que estas herramientas ya las tienen incorporadas “de serie”,  aquellas personas que han crecido con la utilización de redes sociales, con programas de edición de vídeo, de imágenes, que han chateado con naturalidad, que no olvidan las contraseñas y a quienes no asustan las webcam ni los juegos en red.

Y es que aquello que soñábamos se ha convertido, delante de nuestras narices, en utopía posible: grupos coordinados en plataformas diferentes, como el caso de n-1 y su combinación con los blogs colectivos “tomalaplaza.net”, wikis que sirven para que varias personas construyan una agenda o redacten un manifiesto en una hora y media, convocatorias que se lanzan por twitter y no hace falta gastar un solo euro en panfletos, páginas en redes sociales donde se coordinan conciertos u otras actividades, se proponen y votan lemas, se distribuyen documentos…todo con la mayor naturalidad, como si el paso de comentar el último vídeo de Shakira a la coordinación de carteles para una convocatoria se haya realizado como un tránsito natural.

El futuro está siendo, asistimos a él con cierta perplejidad, como si no nos creyéramos del todo que lo que un día soñamos, otras personas lo están realizando, por el simple hecho de que no es desde nuestro proyecto, nuestro programa, nuestra entidad. Ahora nos toca reconfigurar nuestra mirada, salvar la información que nos sirve, guardar, limpiar, volver a instalar y arrancar el equipo con nuevas funciones. Lo que ayer eran posibilidades, hoy está sucediendo.

¿El mundo feliz? Para nada. Seguimos con las mismas necesidades en sectores asociativos cuyas resistencias van más allá de la brecha digital, que tienen que ver con barreras mentales al incorporar modelos horizontales de interacción, al pensar en lógicas de nodos frente a la concentración de información, donde ésta cuanto más distribuida esté más valor tiene. El reto está en conectar lo que está siendo con lo que quiere ser. Conectar la realidad de la acción 2.0 con las personas y entidades que deben realizar su propia travesía.

Así que, quienes conozcan experiencias e iniciativas para realizar estas conexiones de prácticas asociativas analógicas con las 2.0, por favor, un ruego ¿Las podéis compartir?

Antonio Moreno

http://morenocrac.wordpress.com/

About these ads
No comments yet

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

473 harpidedun

%d bloggers like this: