Skip to content

Formación. Modulo 1: ¿Abrimos nuestras organizaciones?

2 Martxoa, 2011

David Sanchez Bote nos ayuda a asomarnos al trabajo que estan realizando más de 30 personas del tercer sector en Bizkaia dentro de la propuesta formativa Elkartekintza.


En el primer módulo del curso hemos debatido la posibilidad de abrir nuestras organizaciones. Para ello, hemos repasado qué es una organización abierta en primer lugar para posteriormente analizar sus componentes principales.


Una vez expuestos los conceptos fundamentales hemos tenido una ronda rápida de debate sobre algunos de ellos. Principalmente hemos conversado sobre transparencia, identidad de dominio público,inteligencia colectiva, prosumers, motivación intrínseca y la pasión. Se nos han quedado cosas en el tintero, tanto a Asier como a mi nos hubiera gustado trabajar el tema de la colaboración y de la conexión como fuente no solo para sumar fuerzas complementarias sino como vía de introducir diversidad a las iniciativas del tercer sector.

Curiosamente la conversación sobre la transparencia derivo en una reflexión sobre la vulnerabilidad, y es que  no estamos acostumbrados a mostrarnos vulnerables lo que dificulta mucho nuestro capacidad de compartir con los demás nuestros contenidos y actividad. De nuestra capacidad de compartir e intercambiar se deriva la posible utilización de la inteligencia colectiva. Todos hemos destacado las enormes posibilidades de conectar con la sociedad y aprender de ella múltiples cosas que no están presentes en nuestra organización. Sin embargo, nos cuesta visualizar esta oportunidad en acciones concretas que pudieramos poner en marcha.  Seguramente esto nos ha llevado a no saber tampoco cómo introducir la figura del prosumer en el desarrollo de nuestros programas, servicios y productos.

Para “entrenarnos” en el concepto inteligencia colectiva nos hemos puesto un ejercicio que ha consistido en desarrollar una acción en este ámbito. En todo caso, una conclusión que hemos obtenido es que debemos ser más flexibles en nuestros planteamientos, sin empeñarnos en seguir el camino preestablecido por nuestra propia inercia ya que las nuevas tecnologías de la información nos incorporan voces exteriores con las que antes no contábamos. ¿cómo diseñamos nuestros programas? ¿existe en esa metodología un espacio asignado al conocimiento e información de estos agentes externos? Espero que este módulo ayude a contestar y a avanzar en torno a estas preguntas y otras similares.

Otro eje de debate ha sido la motivación, más concretamente la motivación intrínseca. Todos hemos estado de acuerdo en que sólo cuando viene de dentro, la motivación es sostenible y realmente influyente en la actitud proactiva de la persona. También hemos hablado de la cara oculta de la motivación, la tentación de exprimir a los integrantes de una organización enganchándolas desde un punto de vista emocional. No obstante y, en un tono más optimista, hemos identificado algunos aspectos que facilitan a una organización crear un contexto donde la motivación intrínseca pueda emerger: reconocimiento de la persona y sus tareas, dar sentido a su labor haciéndole ver que son importantes y tienen una utilidad, haciéndoles participes de las decisiones más allá de sus ámbitos de trabajo, impulsar el sentido de pertenencia y el de identidad organizacional y finalmente la pasión por el trabajo que uno realiza. Sobre este último elemento ha habido también intercambio de opiniones abundantes en el foro del módulo. Seguramente todos estabamos de acuerdo en que la pasión no es algo que se pueda construir desde fuera de una mismo, pero ha habido disparidad de opiniones sobre si el contexto del tercer sector es proclive o no a generar pasión entre sus integrantes. Lógicamente no hemos llegado a consensos, tampoco era el objetivo, pero sí tengo la sensación de que hemos colado el tema de la motivación intrínseca y la pasión en la “agenda” de muchas organizaciones.

Como ya quedo dicho, por falta de tiempo, o habilidad del moderador, ha quedado fuera de la conversación las posibilidades de colaboración entre las propias organizaciones que componen el sector. La organización abierta es una entidad hiperconectada, que ve posibilidades de colaboración donde otras sólo ven amenazantes competidores. No obstante, la colaboración no es por defecto una habilidad, la tenemos que aprender y cultivar. En efecto, la actitud cooperativa requiere de confianza y reciprocidad cuestiones ambas que mucho tienen que ver con la reputación y, finalmente con la transparencia.

Y así cerramos el círculo, un camino que nos ha llevado a poner sobre la mesa un montón de posibilidades que ahora toca digerir poco a poco y, lo más importante, poner en marcha en nuestras organizaciones del tercer sector.

¡Suerte a todos y hasta pronto!

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: