Skip to content

De Perogrullo pero Necesario Recordarlo

6 Ekaina, 2012

Hace ya unos cuantos añitos que el que abajo firma finalizó sus estudios universitarios de Educación Social. A pesar del tiempo transcurrido, aún guardo muchos recuerdos de aquellos años mozos: obviamente, de las compañeras y compañeros que me acompañaron en aquella andadura estudiantil (dos de ellos me siguen acompañando en EducaBlog a día de hoy); también de buena parte del profesorado que nos instruyó en las vetustas aulas de la ya casi desaparecida facultad de Magisterio del bilbaíno barrio de Arangoiti en la que se ubicaba nuestra diplomatura; queda el aprendizaje recibido, el libro “Pedagogía Social” de A. Petrus o el nombre de Paulo Freire como referencia constante para mi quehacer educativo, entre otros muchos aspectos.

Quién me iba a decir en aquellos lejanos años que van de 1996 a 1999 que la Educación Social fuese a cambiar tanto; que los referentes actuales ya no los encontraría tanto en libros de texto o en artículos de sesudas revistas pedagógicas como en blogs, vídeos de Youtube o redes sociales; que mis referentes actuales iban a ser personas de carne y hueso, Educadores y Educadoras de a pie, como yo, a los que he conocido a través de sus perfiles virtuales; quién me iba a decir a mí y, por supuesto, a la profesora de ‘Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación Social’ que, hoy en día, podríamos interconetctar a una profesión, que existirían herramientas capaces de movilizar a miles de personas, instrumentos que podían dar voz de una forma sencilla y económica a los colectivos más desfavorecidos, que existirían los medios para poder compartir el conocimiento de una disciplina de una forma mucho más efectiva que las que, por aquel entonces, existían.

Sí, resulta de perogrullo ahondar en ese sentimiento de “ay, cómo ha cambiado todo”… Un sentimiento objetivo que emerge a partir de una realidad incuestionable; una evolución imparable a la que, poco a poco, nos vamos sumando, cada vez más, las personas que nos dedicamos a ésto de la Educación Social.

Y es que, parafraseando al gran Cosme Sánchez, de la Comisión Anti Sida de Bizkaia, “los Educadores Sociales tenemos que estar donde están las personas” y, por ende, si ahora las personas utilizan estos nuevos medios para comunicar(se), relacionarse e interactuar, nosotros y nosotras tendremos que, cuando menos, conocer este contexto.

Quiero pensar y así lo deseo, que la asignatura que mencionaba antes (esas ‘Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación Social’) se irá adaptando al devenir de los tiempos y ya no se impartirá como una mera materia destinada a enseñarnos a generar materiales creativos, PowerPoints maravillosos y cosas así… Que también, ojo, que no está mal, pero quiero pensar, decía, que este contenido académico se tratará desde numerosos puntos de vista: que se abordarán las potencialidades que muchas de las actuales herramientas tecnológicas poseen de cara a la, por ejemplo, coordinación entre profesionales; o que se valorarán los blogs, los wikis y las redes sociales como espacios a partir de los cuales compartir conocimientos científicos y didácticos; que se contemplarán estos nuevos espacios virtuales de la misma manera que si estuviésemos hablando de espacios offline como la calle, el despacho o el domicilio de las personas con las que trabajamos; espero que se aprovecharán todos estos nuevos contenidos para trabajar oportunidades educativas tendentes a formar/educar a jóvenes creadores y críticos (no sólo consumistas o espectadores pasivos de la web), destinadas a superar las brechas digitales que se asocian a estas nuevas formas de comunicación (brecha digital evolutiva, social y de género) o a prevenir los usos inadecuados que se derivan de estas realidades (ciberbullying, grooming, sexting, etc…); supongo que se estará ejemplificando la aplicabilidad de estas herramientas 2.0 a través de movimientos de acción social como el #15M o la Primavera Árabe…

… lo dicho… Quiero pensar. Supongo que así será o, a lo peor, resulta que mis referentes actuales (esos a los que me refería antes: Asier, Sera, Noelia, César, etc…) son muy pocos y dan tanto la caca como yo en relación a estos temas y, a lo peor, todavía no estamos llegando más allá de nuestras redes personales…

Pero no, sé que no. Veo que, cada vez más, los Colegios Profesionales de Educación Social están destinando esfuerzos por abrirse a estos nuevos contextos, por adquirir conocimientos sobre estas nuevas herramientas; compruebo que, cada vez más, las organizaciones para las que trabajamos ven como necesario abordar estos espacios para, precisamente, no quedarse al margen de todos los movimientos que se producen en la red. Todas y todos, aunque sea a diferentes ritmos, nos vamos percatando que, efectivamente, la gente TAMBIÉN está en la Red y, por lo tanto, nosotras y nosotros debemos estar ahí.

Y sí, muy perogrullesco todo, y sí cuánto ha cambiado todo (no sólo a nivel tecnológico), pero no está de más recordarlo un poco para seguir acercando la profesión de Educadora y Educador Social a estas nuevas realidades, tan distintas a aquellos años mozos de cuando estudiaba ‘Nuevas Tecnologías aplicadas a la Educación’ en la vetusta facultad de Arangoiti.

lucce

http://www.educablog.es

No comments yet

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: