Skip to content

Tiempo de cambio por Alfredo Bezos

10 Abendua, 2012

Me formé en una época en que todo se hacía de forma artesanal. La creatividad pasaba por el lápiz, el collage y las fotocopias. Me tuve que reciclar y adaptar a las nuevas formas de trabajo con las TIC´s y este nuevo camino me abrió la oportunidad de ser emprendedor. Hace 14 años emprender era una aventura a la que te lanzabas al vacío con lo puesto y las claves básicas de siempre sobre gestión y marketing. La oficina empezaba a ser más móvil con los primeros zapatos que llevábamos por móviles e internet empezaba a ser esa puerta de oportunidades a medio camino entre el desastre de las primeras webs 1.0 y la novedad visual de flash y su eterna espera a que la web se cargase. Y es que aquello iba en general muyyy lento en comparación con los tiempos actuales. De hacer red… ni hablamos. Salvo la que uno hacía de forma analógica o en listas de correo electrónico que empezaban a facilitar el activismo de toda la vida. Se empezaba a escuchar eso de “gestión del conocimiento”, Infonomía empezaba a dar sus primeros pasos, pero expresiones como colaboración o innovación abierta, intercambio de ideas, cocreación, o hacer red era algo de cuatro locos.

Cartel del Saul Bass para la película "El factor humano" de Otto Preminger

Cartel del Saul Bass para la película “El factor humano” de Otto Preminger

Me apetecía recordar esa época en que se empezaba a salir de una crisis, justo en un momento en el que nos han vuelto a meter en otra peor y yo me muevo en un entorno de trabajo totalmente diferente. Ahora sí que la evolución de las TIC´s nos están permitiendo ahondar en nuevas formas de trabajar, colaborar en red y de poner en común y gestionar de manera efectiva todo el conocimiento, la información y las experiencias que vamos acumulando. Y no solo miramos a la pantalla de nuestros portátiles, tabletas y smartphones sino que nos gusta levantar la cabeza, salir a la calle, y descubrir que no estamos solas y que hay mucha gente que piensa parecido. Que hay personas dispuestas a compartir para crecer juntas en lo profesional y aportar valor a sus proyectos u organizaciones.

Precisamente el proyecto “Elkartekintza Sarean” ha sido un buen catalizador de todo este nuevo paradigma que apuesta por abrir el conocimiento y formar a las y los profesionales de asociaciones de Tercer Sector en el uso de herramientas TIC, facilitando así nuevas vías y nuevas formas de comunicar y colaborar en red.

Mi experiencia y mi reflexión de todo lo que he ido aprendiendo, de todo lo que he compartido en entornos e iniciativas como Elkartekintza Sarean, y de la observación del contexto en el que nos toca movernos en este momento, me lleva a plantear inquietudes y dudas necesarias sobre el nuevo enfoque o la manera de afrontar nuestro trabajo y el de nuestras entidades. Es decir: en el actual panorama de crisis sistémica, de falta de recursos, de cambio social y de valores, ¿hacia dónde y de qué manera debemos avanzar profesionales y asociaciones de Tercer Sector?

Esta pregunta es terriblemente complicada y yo desde luego no tengo la gran respuesta. Pero tengo algunas inquietudes que se parecen mucho a las de otras personas con las que he hablado últimamente. Precisamente la colaboración entre personas y entidades va a ser más que necesaria para la supervivencia de un colectivo cada vez más castigado por los recortes. Hablamos de voluntad de colaboración abierta y sincera que nos devuelva de nuevo a ganar el protagonismo en la calle, pero además con la ayuda de las TIC´s y las oportunidades que estas nos ofrecen para generar red desde lo virtual.

Parto desde la reflexión compartida de que los cambios y los retos a los que nos enfrentamos no vendrán, salvo en algunos casos, de las personas que lideran y dirigen actualmente dichas entidades. Y sí tengo la convicción de que llegarán de la mano de las personas que trabajamos de forma autónoma, en cuadros intermedios y en las bases de las asociaciones y entidades. No será algo forzado, sino que se hará de forma natural y espontánea fruto de compartir espacios de encuentro. Además será algo que va a ir calando poco a poco en el ADN de las asociaciones. Un cambio de mentalidad que seguramente está latente e inquieto ante la situación de crisis y necesita de estímulos para que vaya aflorando. Al fin y al cabo la dependencia entre personas y colectivos es algo natural e insoslayable.

Por eso han de surgir  iniciativas muy sencillas que sirvan para ir tejiendo red poco a poco. Iniciativas de colaboración que ayuden a optimizar esfuerzo y ampliar recursos. Por ejemplo el impulso de foros de debate o formación (Elkartekintza Sarean es sin duda un buen ejemplo) donde se puedan poner en común todo el conocimiento que desde las asociaciones las y los profesionales vamos acumulando. En resumen: compartir nuestras Buenas Prácticas (porque las tenemos) para mejorar todas y todos.

Crear espacios de innovación comunes. Vivimos un tiempo en que, en toda organización debería haber personas dedicadas exclusivamente a hacer de la innovación un magma transversal capaz de impregnar el pensamiento y la filosofía de cada persona y cada área de trabajo de dicha organización. Si este tipo de filosofía se abre hacia el exterior y se comparte, mayor será la capacidad de poner en práctica ideas innovadoras que nos beneficien a todas.

La creación de pequeños laboratorios comunes de innovación podría ser una buena herramienta para poner en común ideas que generen impacto social y aporten valor al trabajo realizado por las asociaciones.

La necesidad de buscar nuevos recursos económicos al margen de la administración es un reto al que tarde o temprano nos deberemos enfrentar. Hablamos de la capacidad de buscar necesidades comunes y optar a proyectos de investigación o de otra índole que aporten independencia, valor y prestigio y sobre todo una mejora en la calidad de los servicios que cada entidad ofrece. Los recursos existen pero la capacidad de poder acceder a ellos en ocasiones es limitada por la falta de personas o por ciertas carencias técnicas en el acceso a la información para la búsqueda de dichos recursos. El mejor ejemplo lo tenemos en el ámbito universitario y los centros tecnológicos. Si ya se colabora con estos ámbitos en algunas áreas de investigación, ¿por qué no ampliar la colaboración en aquellos terrenos comunes que nos pueden interesar a las asociaciones?

Poco a poco estamos aprendiendo a gestionar herramientas que permiten la generación de red. Vivimos un momento clave para analizar nuevas maneras de hacer un nuevo tipo de comunicación, activismo y sensibilización que nos permita regenerar el tejido social y contribuir a este cambio de era que nos toca vivir. Un cambio en el que debemos ser protagonistas activos. Contamos con la experiencia de más de 50 años en el caso de algunas asociaciones y ahora tenemos nuevas herramientas y nuevas pautas que nos pueden ayudar a lograr aquellos retos que nos queramos proponer. Es cuestión de dar pasos… y de mucha voluntad. Es cuestión de mirar con transparencia, con inteligencia, y afrontar la realidad que nos viene con la naturalidad y la tranquilidad necesaria para afrontar este tiempo de cambio.

Alfredo Bezos

4 Iruzkin leave one →
  1. 11 Abendua, 2012 10:44

    ¿Donde hay que firmar?
    Un saludo Alfredo!

  2. 12 Abendua, 2012 6:12

    muy buena Alfredo. de entre otras muchas destacaría dos ideas, en el cambio en las organizaciones está naciendo de las propias personas dentro de las organizaciones, los cuadros intermedios… y sobre todo la idea de la importancia de construir espacios de trabajo común, para la innovación, la búsqueda de financiación y para la construcción conjunta…

    Muy buena la aportación… Un saludo Alfredo!

  3. ekiots permalink
    12 Abendua, 2012 14:57

    muchas gracias a los dos!!!
    Al final son reflexiones que surgen precisamente de haber estado compartiendo esos espacios comunes de los que hablo con personas como vosotros. Es precisamente lo que tenemos que potenciar… imagino que poco a poco.
    Un saludo.

  4. Roberto permalink
    15 Abendua, 2012 3:48

    Yo hay algunas cosas con las que no acabo de estar totalmente de acuerdo…como que la innovación nos ayudará a generar un valor añadido y una mejora en la calidad de los servicios que cada entidad ofrece, como forma de capear el temporal y forma de optar a los escasos recursos económicos actuales…si y no, la innovación es necesaria, pero si no tengo recursos económicos para llevar a cabo las actividades, si no encuentro apoyo para realizar actividades de autoapoyo dentro de mi entidad por ejemplo, la innovación puede quedar en saco roto…con ello quiero decir que la entidad que practique la innovación en sus proyectos, no necesariamente será la que mejor pueda optar a los recursos, sencillamente la falta de recursos está ahí y puede que parte del proyecto se caiga.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: